ElegidoTconTexto

“Siempre hay que tratar de ser el mejor, pero nunca creerse el mejor.”

Juan Manuel Fangio (1911-1995)

Un poco de historia

Desde que tengo conocimiento mi vida estuvo ligada a los automóviles y al mundo motor. Mis padres fueron durante casi 40 años concesionarios de la Petrolera YPF, fuimos propietarios de una Estación de la marca y entre los servicios que brindábamos estaba el de lavado. Por esos años, la atención que se brindaba en las estaciones de servicio era artesanal, y de muy alta calidad para la época. Existía el oficio de “lavador y engrasador profesional”, y ese puesto se ganaba con años de esfuerzo, aprendizaje y práctica. No sólo se trataba de saber de limpiar un vehículo, sino que el lavador también cambiaba aceite, revisaba fluidos y engrasaba transmisiones, graseras, trenes delanteros, etc. Esto exigía un cierto conocimiento de mecánica, se trabajaba a conciencia y sin apuros. Recuerdo el lavador de mi estación, quien lo días sábado sabía mantener a raya a clientes inoportunamente apurados, como si el sábado fuera el único día en que atendíamos el Lavadero.

Hoy en  día, ante la verdadera explosión del parque automotor, los “lavacoches” son el auge del momento,  en el que mucho empresario ingresa en busca de dinero rápido, contante y sonante, el negocio que antes contaba con el respaldo del oficio del lavador profesional, ahora recae en personal sin experiencia, muchas veces jóvenes que lavan autos sin la menor idea de la técnica o las mejores prácticas para cuidar el auto. Hoy muchos clientes exigen rapidez por sobre calidad.

La diferencia entre un lavador profesional de un lavacoches está en la “técnica de trabajo”. Un profesional del lavado sabe cómo aplicar los procedimientos. Tareas relativamente sencillas y habituales, como lavar un auto, pueden causar graves daños en la pintura del vehículo si son realizadas por personal incompetente o carente de capacitación.  El fenómeno de los lavacoches trajo consigo una precarización del oficio, y una alta rotación de los trabajadores que realizan dicha actividad. Este fenómeno produce un retroceso en la calidad del servicio, que muchas veces se expresa en precios irrisorios y autos dañados por pésimos lavados.

Si algo tuve en mi vida como activo que valoro fueron buenos maestros, y si mucha gente me considera un buen detailer hoy en día es en gran medida porque sí me considero un buen lavador profesional. Aprendí con dos excelentes misioneros que dominaban las técnicas de lavado como pocos, vieja escuela que me brindo la estación de servicios sin dudas.

En mi familia existen pintores, chapistas y  constructores de semirremolque de  transporte, y el taller siempre me llamo mucho la atención. El proceso de pintura, masillado, lijado y trabajo de pintura a soplete me ha despertado curiosidad y admiración por el oficio. Si bien no me he dedicado profesionalmente a la reparación, conozco los procesos de cerca,  y alguna que otra vez he reparado y pintado mis propias unidades con resultados aceptables, y también he guiado a un familiar con oficio de chapista y pintor automotor.

Comienzos de mi negocio

En 2009 comencé a operar nuevamente el servicio de lavado y, buscando ofrecer un resultado superior, comencé aplicando ceras. Una cosa llevo a la otra y fueron los mismos clientes quienes empezaron a solicitarme que les lustre el auto, así que un buen día se me pidió que preparase un auto para un cumpleaños de 15. Sólo tenía 5 horas para entregarlo, asi que empecé a buscar por internet algún producto y técnica de trabajo que me permitiesen ser eficiente con el trabajo y poder culminarlo en tiempo y forma. De esta manera me “topé” con el “detailing”, que es una serie de procesos bien desarrollados que permiten, a través de una variedad de insumos y maquinaria de altísima calidad, junto con una técnica especifica, lograr en pocas horas lo que hace 20 o 30 años atrás hubiera demorado días. Y esa es la definición básica del detailing: “lograr el máximo y mejor resultado haciendo uso de los mejores productos disponibles, maquinaria y técnica buscando procesos eficaces y eficientes».

En pocos años, a través de mucho esfuerzo, logré completar proyectos en vehículos de todo tipo, tales como, camiones, autobombas de bomberos voluntarios, vehículos antiguos y especiales , he trabajado en piezas históricas y autos de colección, autos de exhibición , y últimamente vengo desarrollando mi actividad manteniendo vehículos de alta competencia.

ValetingDetailing - Nosotros

Richard, Fundador

  • Más de 2000 vehículos tratados.
  • Más de 500 personas capacitadas.
  • Elegido por el equipo oficial de YPF.
  • 20 Años de trayectoria.

¡Llamá ahora!

1569878668

Comunicate con nosotros y solicitá un turno.

Horarios

LUN A VIE:  09:00 – 18:00
SÁBADOS:  09:00 – 18:00
DOMINGOS:
 09:00 – 13:00
EMERGENCIA:  24HR / 7DÍAS

Obtene Información relevante sobre Car Detailing GRATIS

Suscribite a nuestra lista de correo y vas a tener información de Detailing en tu Email

I will never give away, trade or sell your email address. You can unsubscribe at any time.